Crisis del euro: una mirada a los problemas monetarios de la unión europea

20 mayo, 2011 | Sin categoría

Con la firma del Tratado de la Unión Europea se quería alcanzar un objetivo principal: la cooperación económica entre los países europeos, sólo de este modo se podría lograr una zona capaz de competir óptimamente en una economía que mostraba rasgos de globalización y donde la competencia era cada vez mas intensa. Sin embargo, en el último año, especialmente impulsado por la crisis económica que ha llevado a la quiebra de varios países europeos, se ha empezado a hablar sobre un posible fracaso de la Unión Europea. Muchos de los críticos adjudican este fracaso al símbolo más grande de la unión económica: el euro. La poca flexibilidad para gestionar políticas monetarias independientes ha causado que países como Grecia e Irlanda hayan terminado en la quiebra, mientras que España y Portugal siguen con tasas de deuda y desempleo desorbitantes. Antes de tratar este tema más a profundidad, es pertinente entender los inicios y lo que ha representado una única moneda en la conglomeración de países que constituyen esta unión.

En enero de 1993 se abrieron las fronteras entre los primeros países de la unión y se estableció un mercado único con el fin de mejorar el comercio y generar crecimiento económico. El euro se adoptó oficialmente el 1˚ de Enero de 1999, sin embargo, su circulaciòn sólo empezaría a ser obligatoria hasta el 2002. Hoy en día, veintisiete países son miembros de la Unión Europea, la cual produjo, para el 2009, el 28.2% del PIB mundial (Banco Mundial, fuente electronica). De estos 27 países, únicamente 16 tienen el euro como moneda principal, este grupo es conocido como la Euro-zona. Durante la primera década del siglo XXI las cifras económicas no fueron desalentadoras; se produjeron casi 10 millones de empleos, y el PIB y PIB per cápita de la región aumentaron en más de 2% anual entre 2002 y 2008 (Comision Europea, 2008) .La Unión Europea ocupa el primer puesto tanto en importaciones como exportaciones a nivel mundial con una representación del 20% sobre el total (Union Europea, fuente electronica). Si sólo se mirase las cifras cuantificables de esté conjunto de países, se concluiría que no es un fracaso.

Durante los últimos años, los problemas económicos de la Unión Europea han mostrado que no se ha logrado una zona monetaria óptima. Los obstáculos que se han generado en otras partes del mundo como la burbuja inmobiliaria, la crisis financiera, la falta de liquidez y la drástica disminución del comercio internacional, han afectado muy diferente a las economías de la zona euro. Esto muestra que el mecanismo no regula ni equilibra las dificultades en todo el territorio, sino que, por el contrario, algunas de ellas tienen más consecuencias en países con menos fortaleza económica, entre ellos los llamados PIGS (Portugal, Italia, Grecia y España). Los gobiernos que han tomando las decisiones han hecho poco énfasis en algunas de las políticas más importantes para combatir el desempleo y el endeudamiento financiero como lo son la política fiscal, la inversión en sectores privados, especialmente en el sector inmobiliario, la reducción de los tipos de interés, préstamos y financiación a PYMES, entre otras. La movilidad laboral sigue siendo muy baja en comparación con la de Estados Unidos, no existe un sistema fiscal común, por lo que la flexibilidad para regular salarios y precios es muy baja. Cada quien ha tratado de arreglar los problemas a su manera sin pensar en los beneficios de la unión, algo que se había planteado desde la creación, esto ha causado el endeudamiento de muchos de los países con menos fortaleza. A raíz de esto el Fondo para la Estabilidad Financiera Europea (EFSF, por sus siglas en ingles), junto con el Banco Central Europeo (BCE) tuvo que dar préstamos a varios países por más de 440 mil millones de euros (Milenio, fuente electrónica).

Queda claro que la Unión Europea afronta diversos problemas a raíz de la burbuja inmobiliaria que se dio a finales del 2007 en los Estados Unidos. Lo anterior causó una crisis financiera a nivel mundial con consecuencias mayores en los países europeos que tienen poca flexibilidad para gestionar políticas fiscales y monetarias. Estas políticas podrían ayudar a incentivar la inversión y disminuir el desempleo que se debe a la baja liquidez y alto endeudamiento que tienen las empresas privadas a causa de los problemas en los bancos y entidades financieras de la euro zona. Los gobiernos han inyectado mucho dinero al sistema financiero para mejorar el sector privado, sin embargo, esas inyecciones no han surtido gran efecto debido a las políticas proteccionistas que se han implementado en la mayoría de los países que han sufrido la crisis, lo que ha hecho que el comercio mundial haya disminuido en el 2009 y 2010. Por otro lado, las familias prefieren ahorrar en épocas donde el trabajo es escaso, eso ha causado que el consumido agregado bajara considerablemente lo cual perjudica a las empresas.

Es bien sabido que una de las medidas para tratar de solventar el desempleo, aumentar el consumo, incentivar los prestramos y evitar desequilibrios en la balanza de pagos es la política monetaria. Es aquí por donde empiezan los inconvenientes ya que con la adopción del euro la política monetaria es común para todos los países de la Unión. Esto ha supuesto una restricción ya que no se posee una política monetaria autónoma. A pesar de que la crisis afectó a todos los países de la euro zona, sus efectos no fueron los mismos, algunos países tienen mejor capacidad de respuesta y de solvencia mientras que otros siguen abarrotados de problemas. Las economías tienen reacciones diferentes a una misma política monetaria y no todos los países necesitan los mismos cambios . El Banco Central Europeo ha llevado a cabo políticas intermedias para no beneficiar ni afectar a ningún país en especifico. Esto ha producido algo conocido como “choque asimétrico” que es una política monetaria que puede afectar a varios países de forma opuesta (Expansion.com, fuente electronica). Mientras el BCE busca la mejor política monetaria para acabar con la crisis, lo único que está haciendo es afectar las economías nacionales de forma distinta; mientras que en España la tasa de desempleo sigue siendo muy alta, en torno al 20.2% (diciembre de 2010), en Portugal la deuda pública se aproxima al 112% de su PIB y en Grecia a 95%, ésta última podría llegar al 157% en uno o dos años (Moreno, 2011). En el caso de Portugal se advirtió que la crisis extrema en la que el país está sumergido podría causar la salida del euro, esto fue dicho por el ministro de exterior: Luis Amado (La Gaceta, fuente electronica).

Sin libertad para que cada país determine el valor de sus monedas, el euro se convierte en una maldición. Por un lado se evidencia una extrema debilidad por parte de los países de la eurozona a cualquier caída económica (Grinquevich , 2010). Paul Krugman (Nobel de Economía 2009) ha dicho que España tiene una crisis de deuda causada por el euro que no permite su devaluación y por lo tanto los precios y los salarios están estancados sin darle competitividad al país . La burbuja inmobiliaria que tienen tanto España como Portugal es preocupante y mucho más si tenemos en cuenta que el BCE no tiene fondos después de los rescates de Irlanda y Grecia. Para Krugman la economía de España esta atrapada en el euro; además, la vuelta a las monedas nacionales tiene costos monetarios y sociales mucho mayores que las políticas necesarias para combatir el problema (Urgente24.com, fuente electronica). Los hechos mencionados anteriormente muestran con claridad la profundidad del problema. Sin embargo, ¿Por qué una política monetaria puede afectar tan diferentemente a naciones que tienen economías tan relacionadas?

Los tipos de interés controlados por el Banco Central Europeo bajaron hasta alcanzar mínimos históricos en 2009 y esto solo para incentivar el crédito y la inversión. Aun así, la política monetaria va de la mano de la política fiscal y esta última no fue gestionada de forma común. Por otro lado las características de las economías de la zona euro son muy diferentes; el desempleo, el déficit, el sector financiero y otros rasgos hacían que algunos países fueran menos propensos a contagiarse. En el caso de España, se podía apreciar un fuerte control en la banca nacional, ya que sus principales bancos (Banco de Santander y BBVA) no cayeron en la quiebra como sí lo hicieron los principales bancos ingleses y alemanes. Aun así la debilidad española consistía en la poca capacidad que tenía su mercado laboral para absorber toda la oferta laboral, lo cual poco a poco empezó a crear un déficit fiscal mas grande, esto se debe a que a medida que hay menos personas empleadas las retenciones que exige el gobierno a una persona con trabajo son menores y por otro lado el consumo es menor por lo que se recuadan menos impuestos. No solo los rasgos de las economías son diferentes, sino que la integración no ha sido suficiente, la misma moneda ha supuesto una oportunidad para el intercambio de mercancías, fuerza laboral y capitales, aun así, los países siguen muy distanciados en aspectos humanos. La fuerza laboral tiene poca movilización y esto se debe, en parte, a factores culturales. Un estudio reciente mostró que en Europa los trabajadores son reacios a cambiar de territorio, y esto depende de factores como: sexo, nivel de educación, edad y tamaño de las empresas (Lukor.com, fuente electronica). Es evidente, con los ejemplos y razones expuestas, porqué las economías reaccionan diferente a la misma política monetaria.

Otro de los problemas que está empezando a generar malestar es que mientras los países con economías débiles se hunden, Alemania y Francia tiene un poder mayor para gestionar préstamos y políticas monetarias que favorecen sus economías (Rodríguez, 2010). En un artículo titulado “El fracaso político del euro”, Lluís Bassets argumenta que el euro se ve reducido a una unión monetaria franco alemana ya que, aunque no parezca, los niveles de inflación, déficit y deuda los beneficia de cierto modo. El autor argumenta que desde el comienzo de la unión europea se perseguían objetivos políticos y no económicos, como se dio a entender.

En la Eurozona, los dos países con economías mas grandes son Alemania y Francia. Ya mucho se ha dicho sobre el efecto positivo que tiene la política monetaria sobre estos dos estados miembros. Sin embargo, lo que realmente busca el Banco Central Europeo no es contrarrestar los altibajos del ciclo económico, sino extender los ciclos económicos evitando caer en recesiones continuas. Aun así, es claro que existe una alianza entre Alemania y Francia que en algunos casos ha chocado con países mas pequeños. Esto se debe a que son los países que mayor intervención tienen ya que aportan mayor capital al BCE y, por otro lado, son las economías con más peso dentro de la euro-zona. Las medidas para paliar la crisis son, en su gran mayoría, propuestas por estas dos naciones. Hace poco se aprobó un pacto para mejorar la competitividad de las economías, entre las propuestas activas, está un mayor control del gasto publico y una disminución de lo salarios. Estas medidas fueron propuestas por Alemania y Francia por lo que se sigue reiterando que existe una alianza franco-alemana.

La cuestión final es si el euro podrá salir con vida de todos los problemas que lo azotan. Existen varias opciones, pero solo una viable: el euro seguirá siendo la moneda principal de los países de la Unión Europa (Loyola, 2011). Existe el riesgo de que la crisis cause la salida de algún país del euro, entre los más probables se encuentran los PIGS. Sin embargo, el costo de implementar monedas nacionales es demasiado alto y las naciones de la euro zona no cuenta con dicho capital. Mientras tanto, se deben seguir buscando políticas que promuevan el gasto y la inversión esto ayudaria a disminuir el desempleo que es el mayor problema de algunas economías de la euro-zona. Además se debe buscar una interacción mas social entre los países de la Unión Europea y se debe llevar a cabo políticas fiscales comunes así como se hace con la política monetaria. Aunque muchas de esas políticas, no van a ayudar de la misma forma a todos los países, se debe buscar una integración mucho mas fuerte para tratar de solventar los problemas de la euro zona. Ya se ha visto que una política monetaria común tiene repercusiones negativas para algunos países, esto sólo se puede mejorar si se ejerce un mayor control en la política fiscal y se debe fomentar la integración de la unión en otros aspectos diferentes al comercio de bienes y servicios. Los problemas son grandes, pero la unión hace la fuerza y es hora de que los países miren al futuro y tomen las decisiones correctas.

    BIBLIOGRAFÍA

  1. Banco Mundial, Recuperado en Enero de 2011. [En línea]. Disponible en: http://datos.bancomundial.org/region/EUU
  2. Comisión Europea, “Empleo y crecimiento en la Unión Europea”, Julio de 2008, recuperado en Enero de 2011. [En línea]. Disponible en: http://ec.europa.eu/publications/booklets/move/73/es.pdf
  3. Economía y Negocios Online, “Eurozona aprueba pacto del euro para mejorar competitividad de sus economías”, 11 de marzo de 2011. Recuperado Marzo de 2011. [En línea]. Disponible en: http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=82563
  4. El portal de la Unión Europea, Comercio Exterior, recuperado en Enero de 2011. [En línea]. Disponible en: http://europa.eu/pol/comm/index_es.htm
  5. Expansión, “Los déficits no son el problemas de la zona euro, hay otros desequilibrios que traerán nuevas crisis”, 20 de febrero de 2011. Recuperado en Marzo de 2011. [En línea]. Disponible en: Fuente electrónica, “Roubini y Krugman anticipan más problemas del euro”, noviembre 29 de 2011. Recuperado febrero de 2011. [En línea]. Disponible en: http: //www.urgente24.com/noticias/val/677/roubini-y-krugman-anticipan-mas-problemas-del-euro.html
  6. Grinquévich, Vlad. “Los problemas del euro puede agravarse en 2011”, 30 de Enero de 2011. Recuperado en febrero de 2011.[En línea]. Disponible en: http://sp.rian.ru/opinion_analysis/20110130/148276679.html
  7. Index Mundi, “Unión Europea producto interno bruto- Tasa de crecimiento real”, Recuperado Febrero 7 de 2011. [En línea]. Disponible en: http://www.indexmundi.com/es/union_europea/producto_interno_bruto_(pib)_tasa_de_crecimiento_real.html
  8. La Gaceta, “Portugal podría abandonar el euro si fracasa el pacto de gobierno”, 14 de noviembre de 2010, Recuperado enero de 2011.[En línea]. Disponible en: http://despiertaalfuturo.blogspot.com/2010/11/portugal-podria-abandonar-el-euro-si.html
  9. Loyola, Gustavo. “El euro está lejos de ser un fracaso”, Enero 4 de 2011. Recuperado Febrero de 2011.[En línea]. Disponible en: http://publicaronline.net/2011/01/04/actualidad/el-euro-esta-lejos-de-ser-un-fracaso/
  10. Lukor, “Los europeos son laboralmente sedentarios, pero invierten muchos tiempo en ir al trabajo o en viajes”, recuperado en marzo de 2011. [En línea]. Disponible en: http://www.lukor.com/not-neg/laboral/portada/08102032.htm
  11. Milenio, “Países endeudados zona euro necesitan más tiempo: OCDE”, Enero 20 de 2011. Recuperado en febrero de 2011. [En línea]. Disponible en: http://www.milenio.com/node/626349
  12. Moreno, Marco Antonio. “El mercado apuesta por la quiebra de Portugal”, 11 de Enero de 2011, recuperado en febrero de 2011. [En línea]. Disponible en: http://www.elblogsalmon.com/productos-financieros/el-mercado-apuesta-por-la-quiebra-de-portugal
  13. Rodríguez, José Carlos. “El euro fracaso”, Marzo 15 de 2010. Recuperado en enero de 2011. [En línea]. Disponible en: http://www.forexpros.es/fundamental/analisis/el-euro-fracaso-32928

Escribe tu Comentario